¿Qué hago si a mi hijo no le gusta el fútbol?

A mi hijo Juan Pablo no le gusta el fútbol y nunca le ha gustado a pesar de que Ricardo, mi esposo, es fanático empedernido del fútbol. Yo no me empeño en que Juan tenga que jugarlo y tampoco me preocupo por eso. Yo se que mi hijo no es el único niño al que no le guste jugar fútbol, es por eso que decidí escribir este artículo, para describir e interpretar el por qué no les gusta y qué hacer o no en estos caso

 

Yo estoy totalmente de acuerdo con que los niños practiquen cualquier tipo de deporte o actividad, lo importante es que a ellos les guste, se distraigan e interactúen con otros niños. Somos nosotros como padres los que debemos fomentar estas actividades en nuestros hijos, no solo para que creen el hábito de ejercitarse sino también para que creen un estilo de vida saludable. La práctica constante de algún deporte le brinda a nuestros hijos beneficios incontables, no solo físicos sino también psíquicos y emocionales. Entre estos beneficios se encuentran el estar en forma, sanos y fuertes, además de que los ayuda a concentrarse y a estar relajados. Existen diversos estudios que relacionan el éxito escolar con la práctica de algún deporte. Aunque ese no sea nuestro tema a tratar de hoy, es bueno tener en cuenta los beneficios que traen los deportes. Así que hoy hablamos de esos niños a los que no les gusta el fútbol y que prefieren practicar otro deporte o hacer otro tipo de actividades

 

En bastante complicado manejar este tema no solo porque hoy en día los futbolistas son considerados como los mejores pagados a nivel mundial, sino porque entonces la mayoría de los niños, por no decir casi todos, sueñan con ser el futbolista más famoso y por supuesto todo lo que eso implica.

En la sociedad actual pareciera que a todos los niños, solo por el hecho de serlo, tienen que jugar fútbol y que el que no le guste o no le interese este deporte, sea rechazado y tenga que jugar en una esquina del patio con suerte junto a otro compañero al que no le guste dicho deporte. Entonces es en este momento donde hago un llamado a no discriminar, invitemos a nuestros hijos a no juzgar o rechazar a algún compañero que tenga un gusto diferente al del resto, porque sucede muy a menudo que los chicos que si juegan futbol rechazan a los que no, y esto hace que se genere una diferencia muy marcada en ambos grupos.

 

¿Por qué a mi hijo no le gusta jugar fútbol?

 

Existen diversas razones por las cuales a nuestros hijos puede que no les guste jugar fútbol o cualquier deporte parecido a este, que involucre un balón, correr o patear. Pero hoy quiero destacar las 2 razones principales por las cuales entendí que a Juan Pablo no le gusta.

1. Habilidad psicomotriz: esta es casi la más frecuente, ya que hay que aceptar que hay niños más habilidosos que otros, niños que no tienen ningún déficit motriz y aun así les cuesta jugar fútbol, aunque por otro lado existan niños que pueden jugar cualquier deporte  y se les da bien a la primera. A estos niños que no son tan habilidosos no les suele gustar el fútbol porque saben cuáles son sus limitaciones, aunque en estos casos, la práctica hace al maestro y no se debe dejar de alentar a nuestros hijos a que se mueva, corra, chute y entrene, bien sea solo o acompañado. Es importante que nuestros hijos formen su autoestima, sabiendo que nadie nace aprendido y que con un poco de práctica todo puede salir mejor, que él mismo observe sus avances.

2. Vergüenza o timidez: esta es la más fuerte de combatir, ya que a los niños tímidos suele costarles más establecer relaciones con otras personas, esto hace que a veces se aparten por más que quieran compartir con su entorno. Por eso es sumamente importante que como padres, trabajemos la confianza y seguridad en sí mismo y ofrecerle oportunidades para que se relacione con otros niños y dejar que poco a poco tenga más seguridad de sí mismo y confianza con su entorno. Lo más importante es NO sobreprotegerlos y dejar que haga las cosas por sí mismo aunque le cueste al principio.


¿Cómo debo actuar si a mi hijo no le gusta el fútbol?


Debemos recordar algo fundamental en la educación de nuestros hijos: el respeto. Siempre debemos mostrarnos respetuosos con los gustos y preferencias de nuestros hijos, no hay que obligarlos a realizar alguna actividad que no les guste o lo incomode

 

Los gustos y hobbies de nuestros hijos se van a ir formando a lo largo de la vida, aunque es durante la infancia donde se forman las bases de sus gustos y que la mayoría se van formando de acuerdo a los gustos de la familia. Que Pedro, mi esposo, sea fanático del fútbol no quiere decir que a Juan tiene que gustarle ajuro. Así que si tu caso es como el mio te recomiendo que tengas paciencia durante todo este proceso, y sobretodo respeto por lo que decida tu hijo. Lo que tenemos que tener siempre presente es que TODOS somos diferentes, es por eso que él tiene el derecho de desarrollar sus propios gustos y preferencias.

Aquí te dejo algunos consejos prácticos que me han servido para saber cómo actuar sabiendo que a mi hijo no le gusta el fútbol:


– No lo obligues. Obligándolo solo logras apartarlo más
– Todos tenemos gustos diferentes, así que respeta los suyos.
– Valora sus esfuerzos.
– No lo cuides de más ni lo sobreprotejas.
– Resalta sus cualidades y alentalo.
– Juega con él, lo importante es que hagan actividades juntos.
– Fomenta su autoestima.
– Realiza actividades donde se pueda relacionar con otros niños.
– Recuerda que existen muchas actividades y deportes que tu hijo puede realizar, déjalo que él descubra cual es el que le gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright 2015, todos los derechos reservados / Madresaldia.com