3 Motivos por los que discuto más con mi pareja, después de tener hijos

De seguro todo padre y madre considera una bendición el hecho de tener hijos. A mi parecer mis hijos me brindan no solo amor, felicidad y alegrías, sino continuos aprendizajes y lecciones de vida, que me nutren como persona. Todos estos beneficios que nos traen los pequeños vienen junto a cambios inesperados en el hogar y en la relación con tu pareja.

Hace unas semanas tuve una conversación con Ricardo mi esposo, y llegamos a la conclusión que desde que tenemos a nuestros 3 hijos, tendemos a discutir con mayor frecuencia. Esto es normal y gracias a este tipo de conversaciones es que se logra comprender que el ser padre es un trabajo en equipo y que podemos siempre llegar a un consenso y evitamos problemas en el hogar.

Con el gran apoyo de mis esposo Ricardo, les dejo 3 razones por las cuales consideramos que discutimos con mayor frecuencia después de tener hijos:

  1. Tenemos maneras de criar diferentes: Tal y como nos sucedió al iniciar nuestra vida en pareja, donde tuvimos costumbres y maneras de hacer las cosas diferentes. Cuando le agregas a la convivencia la responsabilidad de tomar decisiones por un niño, aumentan las cantidad de desacuerdos entre las partes (como criarlo, alimentarlo, qué colegio elegir, entre muchas otras). Siempre que exista respeto, buena comunicación y cariño estos serán obstáculos que se pueden superar en conjunto.

 

2. Aumentan las Responsabilidades para ambos: cuando hablo de responsabilidades quiero resaltar todo tipo de obligaciones. Desde tener más trabajo en casa, como fuera de casa; suele pasar que si alguno sale a trabajar, piensa que quien queda en casa tiene tiempo libre o menor cantidad de obligaciones y sabemos que no es así. De igual forma el que se queda en casa piensa que como su pareja es trabajando y fuera de casa puede hacer los mandados o diligencias fuera del hogar, lo cual tampoco es cierto, debido a que debe cumplir con horarios y obligaciones en el trabajo. Si no comprendemos que cada quien tiene un roll y obligaciones de igual peso, pueden surgir diferencias y discusiones.Nosotros recomendamos que se organicen, si planifican con tiempo todo saldrá mejor. Con esto no quiero decir que no se olviden de algunos detalles, pero es mas sencillos de solucionar si son pocos los detalles.

 

3.Olvidamos que fuimos parejas, antes de ser padres: con esto me refiero a las relaciones íntimas y la demostración de afecto y cariño entre mamá y papá. A pesar de que entendemos que existen mayor cantidad de responsabilidades que conllevan a cansancios, estrés y poco tiempo para el disfrute. No podemos permitir que esto nos separe como pareja, debemos hacer un esfuerzo para salir de las rutinas o romper esas barreras que se van formando en el día a día. Hay que conseguir un momento para ir al cine, a cenar, para un gesto, un abrazo y para las relaciones sexuales también. Esto permitirá que los otros motivos de discusión disminuyan. A todos nos gusta que nos consientan y sentirnos amados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright 2015, todos los derechos reservados / Madresaldia.com